Aislamiento acústico en locales

Las actividades ruidosas, ya sea en bares con música, academias de baile, o por maquinaria ruidosa como en el caso de arcones congeladores o aire acondicionado, deben cumplir unos límites de transmisión del ruido hacia los llamados receptores sensibles, es decir, viviendas, oficinas, etc.
 
El ruido puede ser de distinta naturaleza, no solo tenemos el ruido directo que se transmite a través del aire o las paredes, sino que existe un ruido indirecto que procede de vibraciones, impactos, etc.
 
La solución para evitar que el ruido perturbe a los espacios colindantes al local, incluyendo la zona exterior al mismo, será garantizar que las paredes y fachada cumplan con el aislamiento acústico adecuado. Entre las soluciones tenemos los trasdosados, los techos acústicos, los suelos flotantes, etc.
 
Es fundamental realizar un buen aislamiento, puesto que si lo hacemos mal solo empeorará el problema. Por ejemplo, los techos acústicos no deben perforarse con las instalaciones, para estas habrá que hacer una segunda cámara con falso techo, y en general se trata de evitar los puentes acústicos, o puntos débiles, acústicamente hablando.
 
Un tema importante a la hora de escoger un local para una actividad ruidosa será analizar si tendrá muchas exigencias de aislamiento hacia los colindantes, y en ese caso, contar de antemano con la pérdida de centímetros en superficie y en altura para poder colocar los aislamientos necesarios.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Su comentario será visible tras aprobación, gracias.